Nace La BiblioTeta

biblioteta

El primer día, Dios creó la noche y el día. El segundo, cielo y mar. El tercero, las plantas. El cuarto, el sol y la luna. El quinto, peces y aves. El sexto, animales y humanos. Y al séptimo día, se comió un buen par de tetas.

Porque sí, amigos míos, no hay placer mayor en la vida que juguetear y comerse tan goloso manjar que el Señor tuvo a bien dejar entre los hombres. Pero esta web no nace para honrar al Señor, sino a lo único más poderoso que él: las tetas. Esos a la vista simples trozos de carne, que sin embargo cuentan con una fuerza mística capaz de hipnotizar y encandilar hasta al mayor de los incrédulos.

Así que aquí, en La BiblioTeta, nos reuniremos todos aquellos que rendimos homenaje en nuestra vida a las mujeres, y especialmente a los pechos. Esas dos sagradas razones a las que debemos nuestro crecimiento. ¡¡¡A por pechos, oé!!!


Bookmark the permalink.